Bioactiflo™: Un paso adelante en el tratamiento de agua de tormentas

Bioactiflo™: Bioeliminación lastrada con arena para el tratamiento de agua de tormenta

Bioactiflo™ es un proceso para el tratamiento de agua de tormentas por bioeliminación lastrada con arena que, además de la reducción de sólidos en suspensión y la materia orgánica particulada, permite la eliminación por vía biológica de la materia orgánica soluble.

Este eficiente gesto es un paso adelante en el tratamiento de agua de tormentas ya que además de hacer frente a la problemática de la contaminación, permite realizar a largo plazo una gestión más respetuosa que preserva la calidad de nuestros cauces receptores y el bienestar social.

Mayor calidad del efluente

Gracias a la combinación de una primera etapa compuesta por un reactor de contacto de fango activo y una segunda etapa de decantación lastrada con microarena, se consigue un proceso con un alto rendimiento que obtiene un efluente con una tasa de eliminación de la DBO5 total de hasta un 85% y consigue reducir los sólidos en suspensión por debajo de 15 ppm.

Mientras que la etapa de fango activo permite la reducción de la materia orgánica soluble y coloidal, la etapa de decantación elimina los sólidos en suspensión y la materia orgánica particulada. Además esta etapa confiere al proceso gran robustez para hacer frente a picos de caudal o carga del afluente, problema típico en el tratamiento de agua de tormentas, garantizando la calidad del efluente según normativa.

Bioactiflo™ representa un paso adelante en el tratamiento de agua de tormenta, protegiendo y preservando nuestro entorno para futuras generaciones.

VENTAJAS Y CARACTERÍSTICAS

  • Proceso robusto y muy estable, que no altera la calidad del agua tratada frente a variaciones en la calidad del agua bruta.
  • Reducción de los sólidos en suspensión hasta en menos de 15 ppmDBO5 total hasta en un 85%.
  • Proceso compacto, que requiere poco espacio para su implantación, lo que facilita su integración en plantas existentes.
  • Permite reducir - e incluso eliminar - el tamaño de los tanques de tormentas.
  • Gran rapidez de respuesta en puesta en servicio y paradas.
  • Uso dual para aliviar la carga biológica de los fangos activos de la EDAR en época de lluvia o para hacer frente a puntas de caudal y/o carga en tiempo seco.